wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

Pavillon Rouge 1996 - DSC_9158En su día fue un honor ser un segundo vino, ¡y con razón! Mientras tanto, es casi un estigma ser sólo un segundo vino, el "dos" sólo pesa en la espalda. El panorama del vino ha cambiado en los últimos años. La gente quiere "primeros vinos" y, si no puede permitírselos (o no los quiere), hay alternativas: muchos vinos excelentes -no de Bordelais, de otras regiones vinícolas-, pero elaborados "a la bordelesa" -mezclas bordelesas, como las que ofrecen en todas las variantes imaginables muchas bodegas (también conocidas y famosas). Hace poco escribí sobre el vino insignia de Hess Vineyards Glen Carlou (Paarl, Sudáfrica) aquí en: "Esta cuvée especial me parece hecha, bien hecha. Ya empieza con las cinco variedades de uva permitidas en Burdeos -incluso el Malbec está en él (16%) y probablemente termina con el envejecimiento en barricas francesas, durante 18 meses" (ver "Borracho" del 17 de abril). Y es un "primer vino" -los "segundos vinos" en realidad sólo existen en Burdeos-, así que sin los dos de la espalda, un vino excelente por algo menos de 20 francos. Ahora sería injusto comparar el vino -la añada 2009 (una espuela de niño)- con el "viejo" (la añada 1996) de Margaux. No sólo hay 13 años de por medio, sino también otras "filosofías del vino", un mundo del vino cambiado. También es injusto fijarse siempre en el precio. En aquel entonces, el Pavillon Rouge costaba unos 50 CHF, hoy hay que pagar más de 100 "Schweizerfränkli" por él. El Burdeos sudafricano, en cambio, cuesta menos de la quinta parte. ¡Son mundos diferentes!DSCN4597

More related Magazine Articles

Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más

EVENTOS CERCA DE TI