wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro


Por supuesto, hay muchas más personas que viven con y del vino en Borgoña que las dos que conocí. Por supuesto, hay muchos más vinos buenos en Borgoña que esta botella que conocí más bien por casualidad. Y ciertamente -no lo niego- hay vinos más famosos, gente más famosa, nombres que suenan mejor y probablemente incluso mejores bodegueros.

Morey Saint Denis - un pequeño municipio en el corazón de Borgoña - con una superficie de viñedo de unas 280 hectáreas


Yo sé todo esto. Si no lo supiera, me lo recordaría una y otra vez. Incluso ahora, en este momento, en las cerca de 200 páginas de la nueva "Grand guide des vins de France" de Bettane y Dessauve, un "jamón" de más de 1.000 páginas que está al lado de mi ordenador ahora mismo. Me dice con palabras y números, con notas y comentarios, cuáles son los mejores vinos y bodegueros y qué debo pensar de Borgoña. Sin embargo, no son los muchos datos y juicios meticulosamente recopilados los que me acercan a Borgoña. Más bien son dos personas y un vino, quizás incluso coincidencias, las que despiertan mi interés, las que me hacen conocer la región vinícola.

Esto finalmente aterrizó en el suelo de la habitación del hotel después de una de las degustaciones de la noche

El primero de los tres encuentros: un bodeguero en Cassagne. Nos saluda diciendo que no habla francés, sino patois, su dialecto. Enseguida me pregunto si lo entenderé. Pero no me da tiempo a dudar de verdad, porque enseguida quiere saber cuánto tiempo tenemos. ¡Es nuestra última cita del día! Luego, se asoma: "Todo encuentro con el vino necesita tiempo. Acompáñenos a la bodega, los vinos nos hablan allí. Pero, como yo, hablan el patois, es decir, la lengua de los viñedos: Caillerets, Chaumiées, Chenevottes, Champs-Gains, Grèves......". La cabeza me da vueltas. Un solo viñedo, unas buenas nueve hectáreas de viñas, nueve vinos blancos diferentes y ocho tintos. ¿Cómo voy a reunirlos a todos? Escríbalas, anótelas, evalúelas, infórmese sobre ellas, discútalas.... Me cuesta incluso entender los nombres -hablados en patois- y mucho más escribirlos correctamente.

Jean-Marc Morey procede de una dinastía de viticultores de Chassagne y cultiva unas 9 hectáreas de viñas.

Rápidamente guardo las notas y me limito a escuchar al enólogo. Cuenta historias sobre sus vinos y su relación con ellos. Mis apuntes me parecen de repente patéticos, un batiburrillo de hechos y opiniones, de lo que he aprendido y lo que he percibido. Cuando se le pregunta por su filosofía del vino, sólo dice: "Filosofía, ¿qué es eso? Simplemente soy feliz cuando puedo crear algo a partir de unas pocas bayas que da placer y disfrute, que enriquece nuestros sentidos y en el mejor de los casos permanece inolvidable". Ante esto, sonríe tanto que finalmente me meto en el bolsillo el cuaderno. Porque no sólo el bodeguero, sino también sus vinos empiezan a hablar. Hablan del terruño, de su existencia en la naturaleza, en el viñedo, del clima, de las plagas, de la espera del momento en que se les permite dar placer en la copa. Por último, nuestra pérfida pregunta: "¿Sigue defendiendo el vino que elaboró hace 27 años cuando se hizo cargo de la bodega de su padre?" Su respuesta es sencilla: "Juzgue usted mismo". Mete la mano en una pequeña estantería donde, totalmente polvorientas, se apilan unas cuantas botellas antiguas. "1981, un año débil, el primero. Hace años que no pruebo el vino. Vamos a ver".

Abre la botella y ofrece su primer vino propio, orgulloso y modesto a la vez: "¡Todavía se puede beber!". Seguro que se puede beber, no sólo "sólo beber", se puede disfrutar, con sus tonos maduros, su fruta juguetona pero todavía presente, con la acidez bien integrada y que se desvanece lentamente, sin rastro de tonos oxidativos o incluso de fatiga. Es el vino más expresivo de este viaje por Borgoña. Por cierto: el enólogo se llama Jean-Marc Morey, proviene de una gran dinastía vinícola de Chassagne, no es mencionado por su nombre en la gran guía de vinos Bettane/Desauve.

Visitantes críticos - Bodeguero satisfecho


El segundo encuentro formativo tampoco se produce por casualidad. Durante el almuerzo en Beaune, pedimos -por recomendación de nuestro experto en Borgoña- un Morey-Saint-Denis de Charlopin-Parizot. No es un Premier Cru, ni siquiera un Grand Cru. Sólo una denominación comunal, un "pueblo". Es el segundo vino que se me ha quedado grabado en este viaje y probablemente definirá mi memoria vinícola durante mucho tiempo. Tal vez sean las circunstancias las que hacen que este vino destaque sobre los muchos que he probado: el momento adecuado, la comida adecuada, el estado de ánimo momentáneo o simplemente un gusto recién descubierto por el vino. No lo sé. Pero como mis compañeros comparten una opinión similar, debe ser el vino. La discusión sobre si se trata de un Borgoña típico, si tiene demasiada acidez, poca fruta, si se sirve demasiado caliente o frío, si va bien con la comida o si simplemente tiene una buena relación calidad-precio me interesa poco. En este momento, sólo me interesa el placer y lo que me dice el vino. Es, de nuevo, una historia; la historia de ciertas cepas, que crecen en un suelo determinado, en un lugar determinado, y que finalmente son convertidas en un vino excelente por un determinado enólogo. Que haya mejores vinos en Borgoña me importa poco en este momento. Sí, aunque el mismo bodeguero produzca vinos aún mejores, no podría importarme menos.

Almuerzo en Beaune - en busca del vino adecuado


Lo que tengo en mi copa y se me permite beber es simplemente un buen vino, el mejor para el momento, para un tiempo determinado, al menos mientras pueda recordarlo sensorialmente. Este encuentro refuerza en mí la convicción de que la caza de las cimas -también en Borgoña- es un juego apasionante, pero a menudo tiene poco o nada que ver con los verdaderos y experimentados placeres del vino.

También tengo que informar sobre un tercer encuentro. El lugar del encuentro: el mundo subterráneo de las bodegas de la empresa comercial y de producción Maison Joseph Drouhin. Aquí ya no se puede hablar de un viticultor y su bodega, sino de un productor y su imperio. La empresa sigue siendo propiedad de la familia fundadora, pero el término de gran empresa no está mal para los estándares borgoñones: 64 hectáreas de viñedos en Chablis y en la Côte d'Or, más de 90 viñedos, propiedad de una gran bodega en Estados Unidos, producción de unos cuatro millones de botellas al año. Aunque la empresa también tiene una buena reputación en los círculos de conocedores del vino, no es un lugar al que peregrinen cuando ya estoy en Beaune.

Bodega de la empresa Joseph Drouhin en Beaune


Pero el programa incluye una visita a Drouhin. Así se produjo el tercer encuentro. Era un ejecutivo de la empresa. La pregunta sobre su nombre terminó con una cascada de palabras apenas comprensible, al igual que la pregunta sobre su función. Pero nos conduce a través de la empresa y de sus vinos (estaban listos 8 vinos para degustar) con mucho carisma, convicción y compromiso. No había nada de mero conocimiento aprendido, de rutina diaria repetida. Hace de la filosofía de la casa su propia convicción, de los vinos sus propios hijos. Un "veterano" de la Borgoña sector del vino, también es un narrador. No deja que los propios vinos cuenten la historia, no hay tiempo para eso. Le basta con contarlo, los ocho vinos son sólo la confirmación de sus historias. Tengo la impresión de haber aprendido mucho, pero no pude reconocer ni uno solo de los vinos catados. Sin un cuaderno, hoy no sabría ni un solo nombre.

Presentado con dedicación - vinos tintos en casa de Joseph Drouhin

Y sin embargo: este encuentro también me convenció, me acercó bastante a la Borgoña y a sus vinos. Creo que es precisamente a través de estos tres encuentros que entiendo mejor que antes el mundo del vino. Aunque todavía tenga que buscar los viñedos y sus nombres, los bodegueros más importantes y sus vinos, o aprendérmelos en algún momento (como hizo ABC en su día), Borgoña tiene ahora al menos tres "caras". Estos se mezclan con lo que ya sé y aprenderé sobre Borgoña, con los muchos vinos de Borgoña que ya he probado o bebido. Todos ellos están ahora inmersos en las historias de dos personas y un vino.

Sinceramente
Su
Peter (Züllig)

Related Magazine Articles

Mostrar todos
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más

EVENTOS CERCA DE TI