wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

2017 fue el año más seco y caluroso en Montalcino desde que se iniciaron los registros meteorológicos. No llovió durante tres meses, y a finales de agosto se registraron casi 20 días con temperaturas superiores a 35 grados. Con este estrés por sequía, las vides pasan a tener un suministro de emergencia: Aunque los pesos del mosto aumenten, el desarrollo del aroma se queda en el camino. A principios de septiembre llegó por fin el ansiado chubasco, y a mediados de mes volvió a llover. El cambio de tiempo vino acompañado de un claro enfriamiento, que hizo que los pesos del mosto no se dispararan demasiado rápido. Esto permitió a las viñas ponerse al día con la maduración aromática y recuperar el terreno perdido.

EVENTOS CERCA DE TI