wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

2017 fue el año más seco y caluroso en Montalcino desde que se iniciaron los registros meteorológicos. No llovió durante tres meses, y a finales de agosto se registraron casi 20 días con temperaturas superiores a 35 grados. Con este estrés por sequía, las vides pasan a tener un suministro de emergencia: Aunque los pesos del mosto aumenten, el desarrollo del aroma se queda en el camino. A principios de septiembre llegó por fin el ansiado chubasco, y a mediados de mes volvió a llover. El cambio de tiempo vino acompañado de un claro enfriamiento, que hizo que los pesos del mosto no se dispararan demasiado rápido. Esto permitió a las viñas ponerse al día con la maduración aromática y recuperar el terreno perdido.

Tan extremas son las condiciones de la cosecha como diferentes son las calidades. Básicamente, los vinos no tienen la potencia y la densidad de los dos años anteriores. Sin embargo, muchos productores lograron producir Brunellos excelentes, complejos, jugosos y a menudo asombrosamente frescos, que suelen ser agradables de beber mucho antes que sus predecesores inmediatos. Por otro lado, hay vinos aromáticamente menos excitantes, con taninos a menudo más o menos quebradizos, a veces con aromas francamente verdes. Los problemas también suelen aparecer cuando los niveles de alcohol son especialmente altos: A diferencia de 2016 y 2015, los vinos carecen de la concentración final y la plenitud para equilibrar la potencia del alcohol.

Por eso es importante elegir con cuidado. Puesto que no seguimos la tendencia general de inflar las puntuaciones de fantasía y nuestras calificaciones pretenden reflejar la calidad real sin incluir benévolamente el contexto de la cosecha, puedes estar seguro: Los vinos a los que damos la máxima puntuación realmente lo merecen. Merecen toda la atención.

Los Riserve de 2016 confirman el gran año. No son en todos los casos mejores que los Annate que probamos hace dos años. Los mejores, sin embargo, vuelven a ser más concentrados y profundos, pero al mismo tiempo parecen aún más finos por su complejidad. Se trata de verdaderos grandes Brunellos que ningún amante de estos vinos debería perderse.

Actualmente hemos probado unos 160 Brunellos, todos ellos al menos dos veces, muchos tres o cuatro veces durante varios días. Aquí presentamos los mejores resultados. Al final de las listas se encuentran los enlaces a todos los vinos catados con notas de cata detalladas, así como a sus productores.

En el foco: Brunello di Montalcino Brunello Vintage 2017

En el foco: Brunello di Montalcino Brunello y Brunello Riserva Vintage 2016