wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

Las cosechas actuales, y especialmente la de 2018, son un buen ejemplo de cómo los viticultores alemanes están haciendo frente a los años cálidos y secos. Especialmente cuando se trata del Riesling, muchos amantes del vino temen que el cambio climático pueda arruinar poco a poco la diversión de su variedad favorita. Independientemente de la calidad de muchos de sus vinos, la añada 2003 en particular, por su alta graduación alcohólica, su baja acidez y su aroma tan característico, es sinónimo de la desgracia que inevitablemente nos ocurrirá con cada nueva añada caliente.
DWI

En la práctica, sin embargo, las cosas son muy diferentes. Por supuesto, también hay vinos pesados, ricos en alcohol y sin delicadeza en 2018, tonos amargos causados por las quemaduras del sol y uno que otro cambio de aroma. Al igual que el año pasado, las calidades también fluctúan mucho, incluso entre productores individuales. En general, sin embargo, la cosecha es mucho mejor de lo que muchos temían inicialmente. Las notas de edad atípicas (UTA), que se diagnosticaron reflexivamente al principio como una consecuencia típica del estrés por sequía, son muy limitadas si se examinan más de cerca, los ácidos son generalmente sanos y los niveles de alcohol son completamente discretos, especialmente entre los buenos productores. Algunos viticultores hablan incluso de los mejores vinos de su vida.

More related Magazine Articles

Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más

EVENTOS CERCA DE TI