wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

Los datos históricos, así como el descubrimiento de ánforas romanas en el municipio de Marçà, indican que ya se producía vino en el Montsant en la época romana. Sin embargo, no fue hasta 2001 cuando la región obtuvo el estatus de zona de producción clasificada como DO.

El primer gran florecimiento de la viticultura en el Montsant se produjo tras la conquista de los territorios árabes por parte del Conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV. Estableció el dominio de Aragón a través de su matrimonio con Petronila de Aragón, que tuvo una gran influencia en la viticultura del Mediterráneo durante la Edad Media. La actual región del Montsant fue conquistada en la segunda mitad del siglo XII. Fueron las órdenes monásticas las encargadas de repoblar y construir las estructuras sociales de la región. Trajeron consigo los conocimientos de la viticultura y la elaboración del vino. Alfonso II, hijo de Ramón Berenguer IV, fundó la Cartuja de Escaladei en 1194, marcando el inicio de la tradición vitivinícola que aún existe. Los nombres actuales de Montsant (Montaña Santa) y Priorat (Tierras del Prior) recuerdan la influencia de los cartujos.

La viticultura se convirtió en una constante para los habitantes del Montsant, desarrollándose a lo largo de los siglos entre crisis y repuntes. El vino se exporta desde hace siglos a través del puerto de Reus, situado a pocos kilómetros del Montsant. Un periodo brillante para el éxito internacional de los vinos del Montsant fue el siglo XIX: Fueron comprados por comerciantes de Burdeos y tuvieron mucho éxito en las grandes exposiciones mundiales del siglo XIX.

El desastre de la filoxera y las catedrales del vino

Pero a finales del siglo XIX, la filoxera también hizo estragos en Montsant. Las grandes cooperativas que se fundaron a principios del siglo XX, en pleno auge económico de Cataluña, contribuyeron a que el vino siguiera creciendo en la región. De este modo, querían evitar que la gente emigrara. Este peligro existió en el Montsant durante siglos debido a sus suelos escarpados que sólo podían cultivarse con un trabajo muy duro. Ejemplos históricos de cooperativas modernistas son las famosas"catedrales del vino" de Falset y Cornudella, ambas de 1919. Las cooperativas siguen produciendo vino en la actualidad.

Sin embargo, tras la plaga de la filoxera, el vino producido en las cooperativas aún no se embotellaba. Grandes camiones cisterna de madera recorrían toda Cataluña; los vinos sencillos se vendían abiertamente en todas partes. Hoy es difícil imaginar en qué condiciones debían estar los vinos. Al fin y al cabo, contenían hasta un 17% de alcohol para hacerlos más estables en el largo viaje hasta su destino. Hasta hace algún tiempo, los vinos de la región seguían teniendo la reputación de ser concentrados, pesados y alcohólicos.

Salvar las variedades de uva antiguas

A lo largo del siglo XX, y con la bonanza económica de finales de los 80 y principios de los 90, las cooperativas empezaron a alejarse del vino a granel y a ofrecer vinos de calidad. En ese momento, también obtuvieron acceso a la financiación de la UE. Los proyectos financiados tenían como objetivo la modernización técnica de los viñedos. Apoyaron el arranque de las viñas viejas para poder mecanizar el trabajo en los viñedos. Durante esta época de cambios, se plantaron cada vez más variedades de uva extranjeras: principalmente Cabernet Sauvignon y Merlot, pero también Syrah. Pero muchos viticultores se resistieron a esta tendencia y siguieron cultivando las variedades autóctonas en el viñedo familiar.

Hoy en día, la tendencia va en la otra dirección: las variedades autóctonas vuelven a ser muy apreciadas. Mientras tanto, las vides nobles de Garnatxa y Carinyena se injertan a menudo en las vides de variedades "extranjeras".

Las primeras denominaciones de origen españolas (DO) para el vino fueron reconocidas en 1932 por el estatuto del vino promulgado por el gobierno español, incluyendo el Priorat y Tarragona. Dentro de los límites de la DO Tarragona, se delimitó la comarca de "Falset", situada en el actual territorio de la DO Montsant. Finalmente, en 2001, se creó la DO Montsant.

Este proceso de diferenciación y promoción del carácter específico de las zonas de cultivo continúa: desde 2008, la DO Montsant trabaja en colaboración con el Institut Català de la Vinya i el Vi (INCAVI) en un proyecto de estudio de las diferencias edafoclimáticas de las distintas zonas de cultivo de Montsant.

Más sobre el tema:

More related Magazine Articles

Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más
Más

EVENTOS CERCA DE TI