wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

Los Crus Bourgeois tienen una larga historia. El término "crecimientos burgueses" se originó hace unos 100 años y siempre se ha aplicado únicamente a las ocho denominaciones del Médoc. Las bodegas etiquetadas como tales se oficializaron por primera vez con la clasificación de 444 bodegas definida entre 1930 y 1932, un buen número de las cuales ya no existen en la actualidad.

Cuando se fundó el Syndicat des Crus Bourgeois en 1962, al principio participaban menos de 100 châteaux, pero tras el reconocimiento del estatus por la CEE en 1976 y la reclasificación dos años después, el número de Crus Bourgeois aumentó rápidamente. Con el cambio de milenio, había más de 600 vinos en el mercado con esta denominación, incluidos algunos que no eran precisamente favorables a la reputación de los "bourgeois growths".

En 2003 se decidió una reevaluación, en la que sólo se clasificaron 247 de los 490 solicitantes. Como consecuencia, varias docenas de las fincas vinícolas que no habían sido tenidas en cuenta interpusieron una demanda y consiguieron que se anulara completamente la clasificación en 2007. Lo que siguió fue una larga lucha sobre el futuro de los Crus Bourgeois. Este debate no llegó a su fin hasta 2020.

Desde entonces, la clasificación se renueva cada cinco años. La clasificación actual se refiere a las añadas 2018 a 2022 y divide las 249 fincas clasificadas en 179 Crus Bourgeois, 56 Crus Bourgeois Supérieurs y 14 Crus Bourgeois Exceptionnels. Sin embargo, dado que a la hora de clasificar las dos clases superiores también se tienen en cuenta aspectos relacionados con la gestión de la bodega, la hospitalidad y el marketing, la clasificación oficial no siempre indica la calidad de los vinos, como puede comprobarse una y otra vez en los resultados de nuestras catas. Esto y la obligación de reevaluar cada cinco años son probablemente las principales razones por las que algunos de los antiguos Crus Bourgeois más renombrados han dado la espalda a la clasificación. Entre ellos se encuentran, sobre todo, los châteaux cuyos vinos habrían obtenido regularmente el rango de Grand Cru Classés en el pasado. Como consecuencia, otras fincas que merecían esta atención desde hace mucho tiempo están saliendo a la palestra. Muchos de los vinos que estamos catando ofrecen excelentes cualidades, y no sólo por su precio, a menudo modesto.

En las últimas semanas hemos catado una selección de unos 70 Crus Bourgeois. La mayoría proceden de la trilogía de añadas 2018 a 2020, que tiene fama de estar al menos a la altura del legendario triunvirato de 1988 a 1990 en el Médoc. No obstante, la gama de calidades es bastante amplia, y los pocos vinos de las añadas 2016, 2017 y 2021 que pudimos catar no fueron menos convincentes que los buenos 18, 19 y 20.

Los precios indicados proceden de los productores. Por regla general, se refieren a las condiciones de forma directa, por lo que cabe esperar un cierto margen de beneficio en Alemania. En algunos casos, sin embargo, también se han indicado precios aproximados para el consumidor final en el mercado internacional, que a menudo son demasiado altos en lugar de demasiado bajos. Por lo tanto, sólo deben tomarse como valores orientativos aproximados. En general, el nivel de precios de los vinos es muy asequible para el consumidor: se puede conseguir un vino realmente bueno por menos de 15 euros, e incluso para los vinos de gama alta rara vez hay que gastar más de 20 o 25 euros.

Crus Bourgeois Cosecha 2021

Crus Bourgeois Cosecha 2020

Crus Bourgeois Cosecha 2019

Crus Bourgeois Cosecha 2018