wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

Los fabricantes de barricas franceses tienen que invertir cada vez más dinero en robles viejos para poder satisfacer la creciente demanda de las grandes bodegas internacionales. Así, la subasta de madera de la administración forestal francesa Office National des Forêts (ONF) alcanzó hace unos días un volumen de negocio récord: por 44.000 metros cúbicos de madera, las tonelerías pagaron un total de 15 millones de euros. Los responsables esperaban entre 10 y 13 millones.

Las Tonnelleries François Frères (TFF), por ejemplo, compraron 1.539 metros cúbicos de madera de robles centenarios del bosque estatal de Tronçais, en el departamento de Allier, a un precio de más de un millón de euros. "Con esta madera, los grandes toneleros no venden una barrica de roble, sino una barrica de roble de la parcela 50 de Tronçais", explica Aymeric Albert, responsable del departamento de comercio de madera de la ONF. "Respondemos a la demanda de clientes prestigiosos de Estados Unidos, Nueva Zelanda o Sudáfrica que quieren maderas excepcionales para envejecer los mejores vinos del mundo", declaró a la agencia de noticias AFP el director de TTF, Jean-Robert François.

El balance de la subasta: "En 90 minutos, hemos conseguido el 5% de nuestro volumen de negocio anual, que se espera en 2022 para las ventas de madera de la ONF", resumió Aymeric Albert.

(uka / Fuente: Revue du Vin de France - Foto: Wikipedia - Donniedarko37)

EVENTOS CERCA DE TI