wein.plus
Atención
Estás utilizando un navegador antiguo que puede no funcionar adecuadamente. Para una experiencia de navegación mejor y más segura, actualiza tu navegador.

Iniciar sesión Hazte Miembro

Se dice que la diosa del amor surgió de la espuma del mar ante Chipre. Los amantes del vino, sin embargo, se sienten atraídos por las montañas: en los escarpados montes Tróodos, los viticultores dedicados prensan vinos increíbles.

Los viñedos de Chipre se encuentran a 1.500 metros sobre el nivel del mar.

La gente va a Chipre por las razones más inverosímiles. Uno de ellos me acaba de decir que aquí se encuentran los autobuses más bonitos de los antiguos. Vehículos de 40 años de la marca inglesa Bedford, incluso más bonitos que los de Malta. Los amantes de la antigüedad peregrinan a Pafos para admirar los restos de villas de la época romana con magníficos mosaicos en el suelo; uno especialmente bien conservado muestra a Dionisio junto al rey ático Ikarios, "el primer bebedor de vino secular". Los gourmets se entusiasman con la cocina chipriota, que se balancea hábilmente en la fina línea entre Oriente y Occidente. Las recetas tienen nombres tan exóticos como "Imam Bayíldí", en alemán "Der Imam fällt in Fainting". Y ahora esto: un comerciante de vinos local alaba un Cabernet Sauvignon de Chipre como el último descubrimiento.

Con la botella sobre la mesa, se plantea una pregunta herética: ¿Es esto necesario? ¿Otro Cabernet de un país vinícola que, Dios sabe, tiene suficientes variedades propias? Para anticipar la respuesta: Sí, tiene que serlo. Sophocles Vlassides es el nombre del enólogo. Este joven de 32 años estudió enología en la prestigiosa Universidad de Davis, en California. En 1998, regresó a Chipre, trabajó como consultor y luego fundó su propio negocio: una "bodega de garaje" basada en el modelo californiano. Su Cabernet Sauvignon del 99, sin embargo, muestra todas las características de un Burdeos clásico: es un vino con sabor a bayas y con una estructura carnosa y densa.

No cabe duda de que esta isla, que ha descansado durante demasiado tiempo en la polvorienta gloria de sus 4000 años de historia del vino, necesita vinos como éste. Son abridores de puertas. De repente, hay interés por la nueva generación de viticultores chipriotas y sus misteriosos terruños en las montañas de Tróodos, donde las uvas maduran a alturas vertiginosas de hasta 1.500 metros sobre el nivel del mar.

More related Magazine Articles

EVENTOS CERCA DE TI